viernes, diciembre 22, 2006

PEDRO FCO. BONÓ



Pedro Fco. Bonó:
Primer Sociólogo Dominicano
Pedro Francisco Bonó es considerado como el primer sociólogo dominicano. Nació en Santiago de los Caballeros el 18 de octubre de 1818 y falleció en San Francisco de Macorís el 14 de septiembre de 1906. De pensamiento liberal, fue testigo de los cambios económicos, tecnológicos y culturales del siglo XIX. Gran parte de sus escritos aparecen en la recopilación publicada por Emilio Rodríguez Demorizi (Papeles de Pedro Francisco Bonó), 1980.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué quieres decir con un pensamiento liberal?

¿Defensor de la libertad o defensor de la esclavitud?
Disculpa mi pedido de aclaración porque en mi país, Argentina, los liberales son los defensores de la esclavitud, cualquiera se la forma en que se muestre, porque defienden a los de afuera contra los de adentro.

historiadominicana dijo...

Capricorniotauro@hotmail.com

María Inés: Gracias por tu comentario. Tienes razón, el liberalismo y el neoliberalismo son en la actualidad, dos tendencias ideológica-económica-políticas, que aunque no de esclavitud propiamente dicha, sí de opresión clasista e imperial. Sin embargo, en el siglo XVIII y gran parte del XIX, que fue cuando vivió Pedro Francisco Bonó, todavía el liberalismo avanzaba enfrentándose a los residuos del viejo mundo feudal, y por lo tanto sus seguidores se entendían en esos tiempos como revolucionarios: propugnaban por la libertad de culto, una educación alejada del control de la iglesia, el voto universal, un mercado libre, la autodeterminación de los pueblos, el desarrollo industrial, la libertad de pensamiento, de imprenta y de prensa; luchaban por una sociedad más abierta y participativa, etc.

Luego, con el auge desenfrenado del capitalismo y del imperialismo, el liberalismo terminó convirtiéndose en una palabra bella pero opresiva por los resultados negativos de sus políticas y economías sobre nuestros pueblos.

En la República Dominicana del siglo XIX los liberales en contraposición a los conservadores (que para entonces eran peores), lucharon por el desarrollo económico, la libertad y la autodeterminación. Hoy (y desde temprano el siglo XX), son todo lo contrario.